miércoles, 11 de julio de 2012

NO VUELA LA PALABRA

En los pozos del cielo están los embriones
de la palabra que busco sin hallarla.

Y en los sarmientos secos anidan gorriones
mientras duermen el sosiego de la indiferencia.

Ningún orden carnal mantiene el equilibrio
sobre la parsimonia de la voz caduca.

Hay que echar a volar hacia la calma
inyectar los motores que anulan la indolencia.

Ya pulso los resortes
sin recibir respuesta a mi demanda.


El silencio es testigo
y el ciego es quien me guía .

Los signos no se mueven
la palabra es duda y titubea
los gorriones duermen en la rama
la tarde se sienta sobre un pino
y todos esperan para ver lo que sucede.

Mientras
no se mueve ni un trino
no vuela la palabra con la brisa.




                                                                           0-0

3 comentarios:

  1. Maria, querida, siempre tan inspirada que inspiras. Bello poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo mudo e impasible devorando la palabra.

    Besos

    ResponderEliminar