domingo, 6 de julio de 2014

SI PERDIMOS EL MAR


No fue casualidad, aunque parezca a veces que la vida nos pone ante ese eventual escalón en el que vamos dejando enganchadas las promesas. Tampoco fue deliberado. Fue nuevo, impermeable, extraño. Tal vez nos encontramos de pronto sin vocación de amar aunque parezca algo extravagante. Descargo del oficio de vivir, ambages para llegar pronto a donde nadie llega. No fue casualidad si perdimos el mar y naufragamos.
 
 
 
 
                            0-0-0-0-0-0-0

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada